Yo esa es la dicha y felicidad la celebro a diario, de haber acumulado todos mis buenos momentos y de reírme de ellos, de apreciar a veces hasta las cosas más simples y las acciones más inocentes que sin pensar a veces hago, errando y riendo de  la vida misma, de aprender de que  uno también es ser humano, que cometo errores, que son normales y por los que a veces nos pasan la cuenta, sin pensar que es de humanos errar y que de ellos se aprende, experimentando también  para expandir la conciencia.

Después de un proceso de renovación que inicié a mis cuarenta y siete años y que aún continuo en la escalada de todos los días, para ser mejor cada día, yo vivo feliz pues reconozco  muchos regalos y  maravillas, que es el más lindo regalo de haber nacido, de tener unos padres ejemplares, de tener hermanos y hermanas, de contar con las grandes maravillas que hay en  nuestro alrededor y que a veces no las vemos, el sol, el cielo, la luna, las estrellas, los arboles, las flores, las diferentes formas y coloridos que tienen esas cosas y todas las personas que me rodean, familia, amigos, conocidos, desconocidos que a veces no es necesario conocer, para solamente sonreír y saludar viendo a los ojos a veces sin necesidad de hablar.

 

Todas las historias son reales y están publicadas bajo el consentimiento escrito de las personas. Si existe cualquier problema, ponte en contacto con admin@autocoaching.es


IMPORTANTE: Contenido regido bajo normas de Copyleft (información aquí).



Pulsa aquí para estar más motivado y saber más sobre liderazgo personal, coaching y comunicación

Pin It on Pinterest

Share This