¿Ya fijaste tus cambios para mejorar algún quesito? Excelente. De no ser así, no tardes. Los necesitarás en este capítulo para definir las posibles acciones que te permitirán cumplir con el compromiso marcado.

Generador de perspectivas

Cuando desarrollas cualquier cambio, son varias las posibilidades que se te plantean para conseguirlo. Debes ampliar nuevas perspectivas sin limitación alguna, dejando volar tu imaginación, por imposibles que puedan resultar éstas al formularlas. Con la lista en la mano, es el momento de que medites qué ventajas y desventajas tiene cada opción, ¿cuáles son los pros y los contras? ¿Qué consecuencias, buenas y malas, tendrá cada una de las posibilidades de la lista? Siempre se gana y se pierde algo, por más que te niegues a verlo.

Te mostraré, a continuación, un sencillo ejemplo de cómo generar distintos escenarios para un cambio deseado, que sería practicar unas horas más de ocio a la semana, para ser concretos, supongamos tres. Muchas veces improvisas lo primero que te viene a la cabeza, pero ¿realmente es la mejor opción? Es probable que si meditas durante unos minutos, te ayude a escoger mejor entre todas las posibilidades. Como hemos mencionado anteriormente, debes enumerar los pros y contras de cada escenario, y poner tantas cosas como se te ocurran.

Ten en cuenta que este es sólo un ejemplo simplificado para comprender la herramienta. Cada vez que realices un cambio, y sigas estos pasos, será bueno que enumeres tantas opciones como puedas, y que habitualmente incluyas la de no hacer nada.

Cambio:

Practicar tres horas más de ocio a la semana


Escenario 1:
Salir con los amigos


Escenario 2:
Ver la televisión

Pros (+) Contras (-) Pros (+) Contras (-)
Se hacen nuevos amigos o se potencian los actuales Habitualmente se suele gastar dinero Puedes ver cosas interesantes Atonta y fomenta el sedentarismo
Nuevas experiencias Muy barato


Escenario 3:
Ir al gimnasio


Escenario 4:
No hacer nada

Pros (+) Contras (-) Pros (+) Contras (-)
Mejora nuestra forma física (mejor salud) y mental Requiere constancia No hay que pensar No se consigue el objetivo
Se pueden hacer nuevas amistades Es gratis Aumenta la desesperación

En todos los escenarios debe aparecer algún punto a favor y en contra. Muchas veces no es sencillo dar con alguno, pero es importante hacer el esfuerzo, ya que inconscientemente se tiende a no ver problemas en la opción favorita. Cuando se consigue analizar cada escenario, durante un tiempo, se acaban ampliando todos puntos negativos y positivos. Es más fácil ver todos los pros y contras cuando no se está involucrado en el problema, por lo que este es un buen momento para preguntar a un amigo, familiar, o al propio coach.

Una vez finalizado el cuadro de opciones, llega un momento muy importante, y que normalmente solemos evitar o esperar que otros decidan por nosotros: elegir. Si la relación de pros y contras te genera dudas, te costará más elegir el escenario que te permitirá conseguir tu objetivo final. Te guste o no, casi siempre habrá un coste de oportunidad, con las alternativas abandonadas.

Gestor de planes de acción

Las metas no llevan a ningún lugar sin un plan de acción, porque son estos las que nos indican los pasos necesarios para alcanzar nuestros objetivos. La esencia de un buen plan de acción es comenzar a partir de una meta a largo plazo. Se empieza estableciendo el resultado que se quiere alcanzar, y luego se van desglosando objetivos intermedios que debemos realizar para llegar a esa meta. Por ejemplo, si tu objetivo es incrementar las ventas en un 20% a finales de año, una forma de crear un plan de acción eficiente, sería analizar cuántos nuevos clientes debes captar cada trimestre, cada mes y cada semana para lograr ese objetivo. La idea es desglosar el objetivo final en objetivos intermedios o hitos a lo largo del tiempo.

Ten en cuenta que en todo plan de acción deberán aparecer las fechas de cada acción a emprender, así como los indicadores de seguimiento para medir su cumplimiento. Todo empieza con un primer paso. Paso a paso se crea un camino y día a día se crea una vida. No puedes tardar en empezar.

También es buena opción que pienses en cada objetivo intermedio, evaluando los distintos riesgos a los que te enfrentas. No siempre sale todo bien, y cuantas más posibilidades hayas meditado de antemano, más preparado estarás para gestionarlas correctamente. En la consecución de las metas, el mayor motivo de estrés viene cuando se afronta la incertidumbre de algo, que no habías previsto inicialmente.

Si en algún paso observamos que existe un riesgo alto que te pueda impedir acabar en el tiempo deseado, puedes prever planes de contingencia para paliarlos, o incluso preparar una contraoferta, para conseguir algo parejo pero que quizá no era el objetivo inicial. El caso es saber siempre gestionar los cambios con la mayor destreza y sin caer en la desesperación.

Visualizador línea del tiempo

Esta herramienta te ayuda a establecer un buen plan de acción. Se trata de imaginar mentalmente todos los pasos y acciones realizadas desde el final (la situación en donde el objetivo se ha alcanzado) hasta el momento presente. Este proceso genera un conjunto de pasos intermedios que te ayudarán a alcanzar la meta final.

Por difícil que pueda resultar, imagínate que ya has alcanzado tu meta y te encuentras en el futuro. Reflexiona sobre cómo te sientes habiendo conseguido lo que deseabas. Pregúntate: ahora que tengo esto, ¿qué estaba haciendo inmediatamente antes de que esto se tornara posible? Escríbelo. Después realiza un paso atrás y pregúntate, ¿qué es lo que estoy haciendo en este periodo de tiempo, por ejemplo, un mes antes? ¿Qué es lo que sucedió inmediatamente antes, para hacerlo posible? Y así sucesivamente hasta que hayas diseñado todo el plan de acción. En poco tiempo comprobarás que no era todo tan complicado como inicialmente te lo habías planteado.

Generador de visualizaciones

La visualización es muy común en atletas y entrenadores deportivos como medio de ayuda para refinar las habilidades y mejorar el rendimiento. Abundan los ejemplos sobre cómo se ha utilizado la visualización para promover y mejorar el rendimiento físico.

Con esta herramienta tratarás de imaginarte o visualizarte en el futuro con la idea de que el objetivo ya fue alcanzado. La visualización es una herramienta que ayuda al éxito como práctica del ensayo mental. Cuando planifiques tus cambios, será un momento adecuado para visualizarlos y comprender mejor los pasos necesarios para alcanzarlos.

Por ejemplo, si quieres desarrollar una habilidad, puedes utilizar el proceso de ensayo mental de la siguiente manera:

  • Elige una habilidad particular que deseas mejorar.
  • Piensa en algún buen modelo o referente para esa habilidad. Imagínatela en acción, como si fueses un espectador o estuvieses viendo un vídeo.
  • Introdúcete en esa imagen mental, como si fueses el jugador, e imagina que estás realizando esta acción, exactamente tal como te la has representado. Escúchalo, visualízate, y siéntelo todo.

Por ejemplo, imagina que quieres mejorar tus habilidades para hablar en público. Seguir los pasos anteriores, y verte a ti mismo como si fueras otra persona, te servirá para ganar el juego interior de las barreras mentales.



GRACIAS POR COMPARTIR donde gustes bajo normas COPYLEFT



Pulsa aquí para estar más motivado y saber más sobre liderazgo personal, coaching y comunicación

Pin It on Pinterest

Share This